Humor Farmacéutico

Humor

Otro de Viagra

El octogenario se levanta y se pone su abrigo.

Su mujer le pregunta: “A donde vas?”.

El contesta: “Voy al médico”.

Y dice ella: “Por que? Estas enfermo?”

“No,” replica el, “voy a que me recete una de esas nuevas pastillas de Viagra”.

La mujer se levanta de su mecedora y se pone también su abrigo.

El marido se extraña y le pregunta “Y tu, a donde vas?”

“También voy al médico”, contesta ella.

“Y por que?”

“Si tu vas a empezar a usar esa vaina toda oxidada otra vez, voy a que me

pongan una antitetánica.”