Humor médico

Humor Médico

– Doctor, me he fracturado el brazo en varios lugares.
– Yo que usted no regresaría a esos lugares

– Doctor, el pelo se me esta cayendo, ¿me puede dar algo para conservarlo?
– Si, claro, aquí tiene una caja de zapatos

En el consultorio de un ginecólogo:
– Señora, le tengo buenas noticias.
– Señorita, por favor.
– Entonces son malas noticias.

Un hombre va a la consulta del medico y le dice:
– Doctor, me he caído y me duelen mucho las piernas!
El Doctor después de examinarlo le dice:
– No se preocupe, no es nada. Dentro de unos días ya estará Ud. trabajando.
– Caramba Doctor, que maravilla, además de curarme ¿me dará trabajo?

– Doctor, doctor… Todo el mundo me ignora!
– Que pase el siguiente…
 
Un asmático sube con problemas 5 pisos, llama a la puerta le abren y dice:
– Doctor, tengo mucha asma, ¿Qué me recomienda?
– Fácil, no fume, no beba, descanse y cómprese unos lentes.
– Y, ¿Qué tienen que ver los lentes con el asma?
– Son para que encuentre la casa del doctor, que está abajo, yo soy albañil
Diagnóstico muy grave, Misión Imposible
 
Una mujer acompaña a su marido a la consulta del médico. Después del chequeo, el galeno llama a solas a la mujer a su despacho y le expone:
– “Tu marido tiene una enfermedad muy grave combinada con un estrés horrible. Si no haces lo siguiente, sin duda morirá: cada mañana prepárale un desayuno saludable. Se amable y asegúrate de que esté siempre de buen humor. Prepárale para la comida algo que le alimente bien y que pueda llevar al trabajo. Y cuando vuelva a casa más tarde, una cena especial. No le agobies con tareas, ya que esto podría aumentar su estrés. No hables de tus problemas ni discutas con él, sólo agravarás su estrés. Intenta que se relaje por las noches utilizando ropa interior sexy y dándole muchos masajes. Anímale a que vea algo de deportes en la televisión. Y, lo más importante, haz el amor con él varias veces a la semana y satisface todos sus caprichos sexuales. Si puedes hacer esto durante los próximos diez o doce meses, creo que tu marido recuperará su salud completamente”.
De camino a casa, el marido pregunta a la mujer:
– “¿Qué te dijo el médico?”
– “Que te vas a morir”.

En la sala de espera del médico, dos pacientes conversan y uno le dice al otro:
¡Sabes que hace un mes me operaron del apéndice, y el médico se equivocó, me dejó una esponja adentro!…
¿Una esponja?, dice el otro, ¿Y te duele mucho?
¡No!, contesta el primero.
¡Pero me da una sed…!

 
Una mujer va al médico para pedir cita con el ginecólogo para el psiquiatra.
Le contesta el médico:…
¿Qué tiene que ver el ginecólogo con el psiquiatra? – le contesta la mujer:
– Doctor, porque cuando el ginecólogo me toca me vuelvo loca…