Curiosidades

Personajes que hicieron historia en la Farmacia

piertre

Cardenal Babatunde Motumbito, obispo de Lagos, Nigeria (1899-1945), descubridor de los beneficios de la Rauwolfia Serpentina sobre la hipertensión. Lo anterior gracias a un accidente que tuvo su yegua Oguita, una caída por la que tuvo que ser transportada en un carretón a la casa del médico brujo, quien le diagnosticó un embarazo ectópico equino, y para calmarla le dio un extracto alcohólico de la mentada yerba, con el resultado de que la misma murió, pero no por el embarazo ectópico ni nada parecido, sino por el efecto hipotensor de la yerba que la dejó prácticamente sin pulso.

Esto no pasó desapercibido para el obispo, quien empezó a trabajar con diluciones del extracto que llevaron a una correcta dosificación de la Rauwolfia  y pudo curar a su querida esposa Mamazota de la hipertensión que padecía.

Sus estudios fueron retomados en 1950 por Spencer Tracy y publicador por la Revista Nature en su número de agosto del mismo año.

Chistes Médicos·Humor Farmacéutico·Humor médico

Humor

Llega un hombre a la Farmacia y le pregunta que si tienen píldoras para la disfunción eréctil, el Farmacéutico le dice que sí.

Ante esta respuesta afirmativa, pregunta el hombre:” ¿Puedo conseguirla en el mostrador?”

“Hmmm” le dice el Farmacéutico, “tal vez si se toma dos juntas!!”

 


P: ¿Cuantos psicoanalistas hacen falta para cambiar una lamparita?
R: Solo uno, pero la lámpara tiene que querer ser cambiada.


Un hombre va donde el doctor y le dice muy preocupado:
Doctor, mi esposa me tiene angustiado, yo creo que se está quedando sorda.
Hombre, hagamos una cosa, usted se le va a poner a una distancia prudente y le va a hacer una pregunta, y se le va a acercar hasta que le responda, vamos a ver qué tan grave es el problema.
Esa noche el marido se para detrás de ella y dice:
¿Amor qué hay de cenar?
Y nada…
¿Amor qué hay de cenar?
Después de preguntar 4 veces ella al fin responde:
¡Ay! ¡Es la cuarta vez que te digo que hay pollo!


El doctor le da un diagnóstico a un señor de 80 años:
Pues mire amigo, tengo 2 noticias para usted, una mala y una buena:
¡Ay doctor!, pues primero la mala.
La mala noticia es que usted tiene Alzheimer.
¿Y la buena?
Que muy pronto se le va a olvidar lo que acabo de decir.


Doctor, soy asmático, ¿es grave?
No amigo, es esdrújula.