Chistes Médicos·Humor médico

Chistes

Bien, qué necesita, dijo el doctor.
Mire doctor, cuando yo subo me agito, cuando bajo me canso, ¿qué me sugiere?
Yo le recomendaría tomar el ascensor.

……………………………………………………………………………………………..

Había un médico tan lento, tan lento que tenía que afeitar dos veces al paciente durante una cirugía.

………………………………………………………………………………………………………….

Un señor salía tristemente del hospital cuando lo asaltan y el ladrón le dice:

¡El dinero o la vida!

¡Ah! ¿tú también eres doctor?

……………………………………………………………………………………………

En cierta ocasión, una mujer acude a visitar al médico y entre otras cosas le comenta que tiene problemas con su marido. Este le pide que le diga de qué se tratan estos problemas, entonces la dama le comenta:

Mi esposo nunca esta conmigo en ciertos días del año, por lo regular en el mes de diciembre, en el cual conforme van pasando los días llega cada vez más tarde y cuando se acerca el día 25 termina por no llegar a la casa.

A lo que el doctor le contesta que todos tenemos que trabajar y por lo regular en estos días el flujo de trabajo aumenta así que tiene que ser paciente, entonces le pide conocer a su marido, el cual se encuentra en la recepción. Le pide a la señorita recepcionista que lo pase y cuando éste hace la entrada se oye un fuerte:

Jo jo jo jo, ¡Feliz navidad!

…………………………………………………………………………………………

Aprovechando la ausencia de su esposa e hijos que pasan un fin de semana en la playa, Don Luis se encuentra insistiéndole a la nueva y muy bonita sirvienta, que le abra la puerta de su dormitorio.
Anda, María, abre la puerta que no te va a pasar nada malo. Sólo vamos a gozar mucho.
No, siñor, tese quieto!.
Mira, María, si abres te aumento el sueldo…
¿Y, luego quí li dicimos a la patrona?
Pues nada,ella no tiene porque enterarse de nada

Ta bueno, patrón, pero pase por dibajo di la puerta su cirtificado de que no tienes SIDA.Don Luis recuerda el chequeo médico que se acaba de practicar y le pasa hasta su acta de nacimiento ante lo cual la empleada por fin cede y Don Luis se da el gustazo. Al rato ya calmado y disfrutando de un buen tabaco,le dice Don Luis a la sirvienta:
¡Caramba, María, no sabes leer ni escribir, pero, que bien estas enterada de las cuestiones de salud!
Si, patroncito, yo seré disnorante, muy disnorante, rete disnorante, pero esto del sida no me lo pegan dos veces…..